lunes, 11 de mayo de 2015

Búscándote en el umbral

Bajé hasta los confines del umbral buscándote
alimentando esperanzas fundamentadas por siglos de reencuentros
no cabían en mí, las obsesiones oscurantistas
no cabían en mí, las puertas cerradas.

Gracias a la bondad de la luz, la que todos llevamos,
gracias a la misericordia de los hermanos celestes,
gracias al universo creador
te pude rescatar del averno mental... de la angustia existencial.

Tu carita enrojecida de tanto llorar, admitia todas las súplicas,
todos los perdones, todas las misericordias, todas las ayudas,
un hermano más que se libera del fango fantasmal
un hermano más que resplandece en su luz interna natural.

Dame la mano y te conduciremos a la paz celestial,
tu eres el último eslabón de esta cadena luminosa
cadena que desde lo alto de la ciudad celeste,
ángeles, guías y voluntarios ...
velan por sus perdidos hermanos.

Perdidos en sus universos mentales imaginarios
perdidos en sus conciencias atiborradas de dogmas
perdidos en paraisos ficticios de subconscientes colectivos.

Perdidos en profecías banales
        donde el Universo es comprado y vendido
                 por carroñeros de lo absurdo...
                          Cobrando comisión por la venta de lo más sagrado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario